· PARA APRENDER · · TEBY y TIB · · PARA PADRES · · EL CLUB ·

RECOMENDADO

OPCIONES A ELEGIR

  • Adivinanzas

  • Buenas Maneras

  • Canciones Populares

  • Cocinero, cocinero ...

  • Concursos y Sorteos

  • Consolas y Tecnología

  • Cuentos y Fabulas

  • Curiosidades

  • Dibujos para colorear

  • Frases ingeniosas

  • Humor y Chistes

  • Juegos de Exterior

  • Juegos de Interior

  • Manualidades

  • Pasatiempos

  • Poesía Infantil

  • Quien dijo ...

  • Trabalenguas



  • INFORMACION

  • Derechos del niño

  • Escríbenos

  • Noticias Interesantes

  • Publicidad

  • Quienes Somos

  • ¿Quieres Colaborar?


  • Kiva - loans that change lives

    SERVICIOS

  • Correo Gratis

  • Tablón Anuncios


  •  

    Portada::Ménú General::Cuentos y Fabulas::Tomás de Iriarte - Fábulas

    Página: 1  >

       El mono y el titiritero. (1)
         
      

    El fidedigno Padre Valdecebro,
    que en discurrir historias de animales
    se calentó un día el celebro,
    pintándolos con pelos y señales;
    con estilo encumbrado y elocuente
    del unicornio cuenta maravillas,
    y el ave Fénix cree a pies juntillas,
    (no lo tengo bien presente
    si es en el libro octavo, o el noveno),
    refiere el caso de un famoso mono.

    Éste, pues, que era muy diestro
    en mil habilidades, y servía
    a un gran titiritero, quiso un dia,
    mientras estaba ausente su maestro,
    convidar diferentes animales
    de aquellos más amigos
    a que fuesen los testigos
    de todas sus monadas principales.

    Empezó por hacer la mortecina;
    después bailó en la cuerda a la harlequina,
    con el salto mortal, y la campana;
    luego el despeñadero,
    la espatarrada, vueltas de carnero,
    y al fin el ejercicio a la Prusiana.

    De estas y de otras gracias hizo alarde.
    mas lo mejor faltaba todavía;
    pues, imitando lo que su amo hacía,
    ofrecerles pensó, porque la tarde
    completa fuese, y la función amena,
    de la linterna mágica una escena.

    Luego que la atención del auditorio
    con un buen preparatorio
    exordio concilió, según es uso,
    detrás de aquella máquina se puso;
    y durante el hábil manejo
    de los vidrios pintados
    fáciles de mover a todos lados,
    las diversas variedades de figuras
    iba explicando con loquaz despejo.

    Estaba el cuarto a oscuras,
    cual se requiere en casos semejantes;
    y aunque los circunstantes
    observaban muy atentos,
    ninguno ver podía los portentos
    que con tanta parola y grave tono
    les anunciaba el ingenioso mono.

    Todos se confundían, sospechando
    que aquello era burlarse de la gente.
    Estaba el mono ya corrido, cuando
    entró el maese Pedro de repente,
    e informado del lance, entre severo
    y risueño le dijo: majadero,
    ¿De qué sirve tu charla sempiterna,
    si tienes apagada la linterna?.

    Perdonadme, sutiles y altas musas,
    las que hacéis vanidad de ser confusas.
    ¿Os puedo yo decir con mejor modo
    que sin la claridad os falta todo?.

    Moraleja:

    Sin claridad no hay obra buena.



      

    Página: 1  >



    Tomás de Iriarte - Fábulas

    Temas relacionados:

    Siguientes >>

     

    BUSCADOR

    Buscar en el Portal.

    Búsqueda personalizada


    ÚLTIMOS TEMAS

    how to take

    ...

    ... más información

    El Gato y la Rata.

    Se forman en ...

    ... más información

    En el aula.

    Érase una vez ...

    ... más información

    El niño en la playa y el Sr. Roche

    Corriendo por toda ...

    ... más información


    · Protocolo y Etiqueta

    · Buenos Modales

    · Saber Estar

    · Urbanidad

    · Netiqueta

    · Cronis

    · Cronis Social

    · Saber Estar

    · Barrio Húmedo

    · Burgo Nuevo

    · Filandón

    · Spaintessen

    · Terra Galega

    · Teby y Tib

    · Cibermodales

    · Cibermaneras

    · Urbanidad

    · Buenas Maneras

    · CCA

    · Corra La Voz